La Antigua Grecia fue una de las civilizaciones que brindaron mayores aportes a la cultura occidental, de ahí es que se le llame la “cuna de la civilización” -denominación que se le da también a Mesopotamia-. Eso sí, ¿te gustan los cruceros? Si es así puedes ver cruceros por las Islas Griegas, o bien pasar unas vacaciones diferentes con las mejores ofertas de cruceros online.

Muchas de sus ideas, arte y filosofía fueron transferidas a la civilización romana luego que esta la ocupara totalmente aproximadamente a mediados del siglo II a.C, convirtiéndola en un protectorado.

Lo más antiguo de toda Europa

La civilización griega o helenística es producto de la evolución de las culturas cretence y micénica. Se podría decir que el origen primitivo de la civilización griega nació en la isla de Creta, aproximadamente en el año 2 700 a.C. Allí se desarrolló una floreciente cultura proveniente de la Edad de Bronce a la que se le dio el nombre de minoicos o cretences. Pasaron muchos años, hasta que en el 1 600 a.C., los aqueos ocuparon el extremo oriente de la Península del Peloponeso en la Grecia Continental. Finalmente pudieron dominar a los cretences. No pasaría mucho tiempo para que los dorios intentaran apoderarse de estas tierras, consiguiéndolo en la famosa Guerra de Troya, de la que queda prueba en la “Ilíada”.

Establecidos los dorios, fundaron Corinto y Esparta como sus dos principales ciudades. A partir de este momento se inicia lo que se conoce como la “época oscura”, caracterizada por un retroceso cultural de esta civilización.

Sin embargo, la recuperación de este pueblo se dio gracias a la conformación y organización de las ciudades-estado o Polis, y también gracias a la fundación de nuevas colonias en las costas del Asia Menor y del Mar Negro, en Sicilia, en el sur de Italia, en el sur de Francia y en el levante español. Con la inclusión de estas numerosas colonias, Grecia alcanza un gran nivel económico.

Durante los siglos V y IV a.C., las ciudades de Atenas y Esparta se convertirían en las más grandes y poderosas. Estas dos ciudades tomaron caminos muy distintos. Mientras que Esparta conquistaba territorios vecinos por la fuerza ya que contaba con un gran ejército, Atenas lo hacía mediante el diálogo y de forma pacífica.

La primera gran amenaza para los territorios griegos la significaron los persas, ante lo cual se formó la famosa Liga de Delos, que agrupaba a todas las ciudades estado, incluyendo Atenas y Esparta. Luego de culminadas las llamadas “Guerras Médicas”, Atenas se convirtió en la ciudad más importante de Grecia, estableciendo la democracia de la mano de Pericles. Es de esta época en la que se construyen el Partenón, el Erection, otros grandes edificios y se da inicio a una gran época caracterizada por un alto grado de sensibilidad artística y filosófica. Como ejemplos tenemos a Esquilo, Sófocles, Aristófanes, Herodóto, Socrates, entre otros grandes pensadores, artistas y autores.

La rivalidad entre Esparta y Atenas, aún no había terminado. Es así que se da inicio a la Guerra del Peloponeso, la que concluye con la victoria de Esparta en el año 404 a.C. Tras la confusión y debilitamiento de ambos bandos, el imperio Macedonio con Filipo II como rey, aprovechó la coyuntura para anexar a su territorio Atenas y Tebas.

A la muerte de Filipo II, su hijo Alejandro -luego conocido como Alejandro Magno- tomó el mando y llevó al pueblo griego a alcanzar su máximo apogeo en extensión territorial, derrotando a los persas y llegando incluso hasta Egipto y la India. Tras la muerte de Alejandro Magno, sus generales se repartirían sus posesiones. Aquel sería el fin de la gran Antigua Grecia.

Y para saber más de Grecia en la actualidad:

Fuente de imágenes: Resumen de Historia Universal

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,